Juntos ayudando a latir un corazón!

Dando curso a nuestro Programa de Cirugías Cardíacas Pediátricas, del 17 al 19 de marzo de la presente gestión hemos apoyado el desarrollo de la Misión Médica en apoyo a niños que padecen cardiopatías congénitas y  que gracias a la unión de esfuerzos entre La Fundación Cardiovascular Romero Dávalos &Deane (Fundacor), Clínica Incor, Solaci (Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista), Kardiozentrum y la Fundación Puente de Solidaridad, se brindó la posibilidad para que niños y niñas provenientes de diferentes puntos del país y que han postergado su atención debido a su condición socio económica, accedan a la intervención quirúrgica y tratamiento para mejorar su calidad de vida.

Los niños y adolescentes apoyados en esta actividad han sido sometidos a cateterismos cardíacos, procedimientos de alta tecnología médica que permitieron que los pacientes no se enfrenten a una cirugía de corazón abierto y que su recuperación sea más rápida y menos invasiva.

Fueron 12 casos de pacientes entre 0 y 17 años  que lograron ser atendidos en el marco de esta actividad solidaria, siendo ellos: 6 de Santa Cruz, 4 de La Paz, 1 de Oruro y 1 de Chuquisaca, quienes hoy por hoy se van restableciendo favorablemente, luego de la intervención realizada en la Clínica Incor de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Concluimos esta actividad con la satisfacción de haber formado parte de organizaciones solidarias y de profesionales con alta vocación de servicio hacia nuestra sociedad que se han sumado al objetivo de ayudar a latir un corazón!.

Así poco a poco queremos que como bolivianos y bolivianas vayamos entendiendo la Solidaridad no como un mero acto de caridad, sino como una auténtica acción que implica la movilización de varios actores sociales.  Es en aquella (la solidaridad),  que creemos que está la fuente de nuestras fuerzas y ánimos por el amor al prójimo que nos moviliza no sólo para satisfacción personal de quien se involucra con el otro, sino fundamentalmente,  porque es nuestra obligación invertir nuestras posibilidades en otros que lo harán en cualquier momento o circunstancia de la vida, pues como alguien dijo: “ No hay nadie tan pobre que no tenga nada que dar, ni hay nadie tan rico que no tenga algo que recibir…”

Nuestra Fanpage