De corazón a corazón: por la vida, la salud y de la dignidad de los más pequeños

Luego de dos años de ausencia debido a la pandemia por el COVID 19, el equipo médico del Texas Children’s Hospital de los Estados Unidos ha regresado al país con el objetivo de salvar la vida de niños bolivianos con cardiopatías congénitas y dar paso a la realización de la campaña solidaria “de corazón a corazón”. Dicha actividad solidaria se ha llevado adelante junto con la Fundación Cardiovascular Romero Dávalos y Deane (FUNDACOR), Clínica Incor, Fundación Corazoncito de Uruguay y Fundación Puente de Solidaridad a través de su Programa de Cirugías de Corazón y otras instituciones solidarias que se han sumado para apoyar esta causa.

Institucionalmente estamos complacidos por sumar esfuerzos para compartir lo que sea necesario a favor de la vida, de la salud y de la dignidad de cada persona que es parte de este tipo de experiencias solidarias.

A partir de un la minucioso proceso de organización, captación, selección y evaluación de pacientes, llevado adelante por FUNDACOR, a cargo del Dr. Freddy Romero, cardiólogo pediatra, se han desarrollado las jornadas de campaña comprendidas del 01 al 09 de septiembre del 2022.

 

Desde hace 15 años, el equipo médico del Texas Children Hospital, integrado por 22 misioneros que en sinergia con el equipo médico de la Clínica Incor, han realizado la atención de 24 pacientes provenientes desde diferentes puntos del departamento de Santa Cruz, principalmente provincias y de Cochabamba, Tarija y Oruro. Se han realizado 12 cirugías a corazón abierto y 12 cateterismos cardiacos (procedimientos mínimamente invasivos).

Estas arduas faenas de campaña también han tenido espacios donde la fe y la esperanza de las familias se ha puesto de manifiesto y, como parte de nuestro accionar como institución, no hemos dejado de acompañar a cada una de las familias que puso su confianza en esta actividad solidaria.

De corazón a corazón, despide su versión 2022, con la alegría de ver los semblantes de los pacientes que denotan mejoría; la felicidad de familias enteras que se muestran agradecidas por la atención empática y cariñosa de quienes participaron en la campaña, todos misioneros orgullos por haber promovido una actividad tan especial e inspiradora que, estamos ansiosos de volver a vivir al año que viene.