11 años de «hacer» puentes de solidaridad en Bolivia

 

El 7 de julio  conmemoramos nuestra presencia como Fundación “Puente de Solidaridad” en nuestro amado país Bolivia. No hay duda que hubo y hay mucho por qué agradecer al Señor de la Vida que motiva nuestro servicio en comunidad junto a nuestros querid@s herman@s profesionales en la salud y tant@s administrativ@s que acogen con amor a nuestr@s herman@s… l@s que menos oportunidades tienen para vivir con plenitud desde la salud,  la alegría y  la fraternidad por la solidaridad de muchos. Gracias, Señor!

2

En un sencillo acto de celebración, en la sede de nuestra Fundación, pudimos agradecer, cantar y compartir la fe, la vida, el sentido de nuestro servicio a nuestro pueblo… con la presencia de nuestr@s querid@s herman@s de camino, como una sóla Comunidad:

3

Nuestra Comunidad que se hizo visible en el abrazo de encuentro entre los distintos miembros de Puente de Solidaridad… Médicos, miembros del Directorio y Coordinadores de Programas de la Fundación.

6

Estuvieron con nosotros los médicos referentes de “Puente de Solidaridad” que con gran actitud humana nos hacen creer que la salud es posible para muchos y muchas que no cuentan con seguro médico  alguno; pero cuentan con la ayuda profesional de quienes se adhieren a nuestra Obra.

7

“ No sé los nombres de todos; pero me aprendo sus ojos y por sus ojos los llamo”. (Dom Pedro Casaldaliga).

        8

Vimos rostros de personas que por su compromiso con el Evangelio hicieron posible uno de los sueños de Dios, a través de la salud de muchas personas que en la ocuridad de la carencia, de  sus dolencias, de sus limitaciones económicas y otras, pudieron sentir que habían luces por el amor de los laicos y laicas que consagran su vida por la plenitud de muchos.

9

 

 

 

Entre tú y yo, la distancia, yo.
Pero el puente, hermano, nosotros dos.

(Dom Pedro Casaldáliga)

11

 

 

 

 

 

 

Hijo mío, que estás en la tierra,haz que tu vida sea el mejor reflejo de mi nombre. (José María R. Olaizola, SJ)

5

 

 

 

 

 

¿Cómo podré pagar al Señor todo el bien que me ha hecho?…

13

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 …¡Levantaré la copa de la salvación e invocaré su nombre! (Salmo 116)